Hola! muy buenas! Últimamente se habla constantemente de funnel marketing, pero, ¿ya sabes qué es y cómo puedes utilizarlo para mejorar tu tasa de conversión en las campañas que realizas? Sigue leyendo, te lo explico con un ejemplo.

¿Qué es el funnel marketing?

El funnel marketing, o embudo de marketing en nuestro idioma, hace referencia a una serie de pasos que nosotros definimos por los cuales pasa el usuario para conseguir que haga una acción concreta, ya sea una compra, la creación de un lead o un registro.

Es el proceso de analizar el éxito o fracaso de una campaña de marketing realizada a través de la información proporcionada por nuestras estadísticas. El funnel nos permite conocer el porcentaje de acciones deseadas que conseguimos con una campaña y determinar cuáles son los puntos más débiles de nuestra estrategia para ponernos manos a la obra, reforzándolos y mejorándolos, con el objetivo de mejorar el porcentaje de conversión.

Pongamos un ejemplo. Imaginemos que creamos una campaña de marketing en la que pretendemos conseguir suscriptores para nuestra lista de distribución, para ello creamos un producto descargable como podría ser un pdf de algún tema concreto.

Para conseguir este ebook el usuario tiene que acceder a nuestra página web, dejar su lead y a continuación podrá descargarse el material gratuito. La campaña la lanzaremos por redes sociales.

Bien, independientemente si realizamos campaña SEM o no, el número de personas a las que les aparecerá por pantalla nuestra promoción pongamos que es de 1000 personas.

De los 1000 usuarios a los que les ha aparecido en su pantalla sólo un porcentaje hará click y continuará hasta el siguiente paso, en este caso llegará a nuestra landing. Digamos que acceden 500 personas.

De estas 500 personas no todas pondrán su dirección de e-mail por algún motivo. Digamos que conseguimos que de estas 500 personas conseguimos que introduzcan correctamente su dirección de e-mail 450.

Ahora les llegará un e-mail a su buzón de correo para activar la suscripción y descargarse el archivo. Este paso ahora sólo lo realizan 350 usuarios, añaden su e-mail, confirman, activan su cuenta y se descargan el archivo.

En resumen hemos hecho estos 4 pasos:

  1. Visualización de nuestra campaña en redes
  2. Click a nuestra landing
  3. Inserción del e-mail
  4. Confirmación y descarga.

Como ves, la cantidad de usuarios es cada vez menor, ya que hay acciones que no se consiguen por el camino por las razones que sean.

Click - Funnel Marketing - Ferran Fernández

¿Para qué sirve el embudo de marketing?

Analizar el funnel marketing nos será de gran valor para mejorar todos aquellos puntos en los que debemos mejorar, cuanto mejor diseñada esté la campaña y más sencillo sea para el usuario mayor ratio de conversión tendremos.

Es decir, si de las 1000 personas que visualizan nuestro anuncio vemos que no entran casi visitas a nuestra landing, siendo un descargable de alto valor, deberemos mejorar el primer impacto para conseguir que más usuarios pasen a la acción y se decidan a realizar el primer paso, el primer click.

¿Qué es y para qué sirve funnel marketing?Imaginemos que de las 1000 personas entran 900, pero no crean el lead más que un pequeño porcentaje, veríamos claramente que nuestra landing no es efectiva, posiblemente no sea atractiva, no de confianza o tal vez estamos solicitando demasiados datos y el usuario decide no continuar.

Un formulario con muchos campos siempre genera menos leads que uno con formularios interminables, tal vez se requiera de algún campo que el usuario no quiera compartir, ¿no te ha pasado nunca que quieres descargarte algo y te piden un teléfono obligatorio? Si no te interesa mucho lo más posible es que no continúes.

En definitiva, el funnel marketing sirve para conocer los puntos fuertes y débiles de cualquier campaña que llevemos a cabo y nos permitirá saber el ratio de conversión de dicha campaña. Nos servirá como guía para corregir nuestros errores ajustando aquellos puntos en los que fallamos. Es vital que seamos conscientes de todas las estadísticas e interpretarlas correctamente para poner el foco en el lugar correcto y optimizar nuestros esfuerzos.

 

Ahora ya sabes qué es este concepto y para qué sirve, ahora sólo falta ponerlo en práctica cada vez que lances cualquiera de tus campañas de marketing.